El amor no tiene un comienzo determinado y, ciertamente no tiene final o una visible línea final o visibles para aquellos profundamente en él..

30 oct. 2012

Solías decir que nunca nos rendiríamos, que lo nuestro valía la pena.

Amarlo es como conducir un Maserati por un callejón sin salida, más rápido que el viento, apasionado como un pecado, terminando tan de repente. Amarlo es como tratar de cambiar de opinión una vez ya estas cayendo, como los colores del otoño, tan brillantes, justo antes de que llegue el invierno. Perderlo fue tan extraño, como nunca supe, extrañarlo fue d'un gris oscuro, completamente sola. Olvidar-lo fue como tratar de conocer alguien que nunca has visto, pero amarlo fue rojo... Acariciar-lo era como darse cuenta de que todo lo que siempre quise estaba ahí. Memorizarlo fue tan fácil como saber todas la palabras de tu vieja canción favorita. Pelear con el era como tratar de resolver un crucigráma y darse cuenta de que no hay ninguna respuesta correcta. Lamentarlo era como desear que nunca hubieras sabido que el amor podía ser tan fuerte.. Recordarlo a él a través de recuerdos y ecos, diciendo-me a mi misma que ya es hora de dejarlo atrás, pero te das cuenta que seguir adelante es imposible cuando todavía lo sigo viendo todo en mi cabeza... Su amor era como conducir un nuevo Maserati por un callejón sin salida.